viernes, 27 de noviembre de 2015


AUDIOS Y TEXTOS DE LA CANTATA 2016

Mema. Las desventuras de Mimí.
A continuación tienes todos los audios de la cantata de este curso2016. Pulsando sobre el número de pista, podrás escuchar todas las narraciones y las canciones que cantan la sopano y el contratenor  y las voces del cupido que son los coros que vamos a preparar todos los colegios.

Prólogo de Versalles

Versalles
1. Recitativo de Mimí. (Mimí) 2. La fuente de Cupido. ( Mimíy coro).

El viaje de Mimí

Inglaterra


Un planeta muy, muy lejano

13. Encontronazo interplanetario. ( Coro, Mimí y Miguel)
14. El segundo conjuro. (Coro)


TEXTOS DE LA CANTATA
Leyendo los textos de forma continua, comprenderás la historia de las desventuras de Mimí. Cómo habla sola en los jardines de Versalles, la conversación que mantiene con Cupido, el compromiso que contrae con Cupido, y los viajes por donde le guiará el Dios del Amor hasta que encuentre a su amado. ¡El astronauta Miguel!
Los textos en azul de Cupido, son las canciones que deberá interpretar el coro a 4 voces. en ocasiones cantando con Mimí o con algunos de los personajes que aparecen en sus aventuras.

LAS DESVENTURAS DE MIMÍ

PRÓLOGO DE VERSALLES

VERSALLES


1. Recitativo de Mimí

ELLA: (Aparece, exaltada.)
¡Ah…! ¡Me pesa y destroza, ya no puedo más
con esta corona de espinas fatal!
¡Me enerva, me agita, me duele un montón!
¡Y no me consuela
Ni un santo de todo el santoral!

¿Qué hado funesto me manda escoger
entre tanto mentecato sin cabeza ni pies?

Si me quieren, si me honran…,
¡Que se vayan a la porra!
Si no saben ni vestirse
Son muy cursis y muy sosos;
¡Una panda de fifís!

Yo soy bella, soy hermosa, con buen tipo
y con voz puro cristal.
Son mis dedos como alondras,
Oro y púrpura mis pies.
Canto, bailo y contoneo cual la llama de un candil.
¿Por qué habría de casarme con un bruto o…
¡o un mandril?!

Debo sentarme, qué poco solaz
necesito calma y un poco de paz.
Me recostaré soltera y fugaz
como si una estrella cayera en pedaz… az… zos…

2. La Fuente de Cupido

CUPIDO: Oé,
Duerme, niña, duerme
Y escucha lo que diré:

           MIMÍ: (Despierta confusa.)
          ¿Qué estoy oyendo? ¿Y esas voces?

Oé,
Barco sin timón…
y busca patrón.

          MIMÍ: ¿Quién anda ahí? ¿Quién osa arrancarme de mi lecho y azuzar mi zozobra?

Soy la fuente del sendero
que apareja el aire y el viento;
traigo un amante a cada soltero…
¿Quién sois?

         MIMÍ: Si yo lo supiera…

¡Responded!

        MIMÍ: ¡Recórcholis, qué carácter!

¿Qué buscas?

       MIMÍ: ¡Un marido! ¿Es que no os ha quedado claro? ¡¡Busco un marido!!
       MIMÍ: Soy la hija de Monsieur de Matignon.
       No hay dote más dotada en mi país.
       Y si no casara pronto, ¡moriré casta!

CUPIDO: ¿Quién va?
Barco sin timón…
y busca patrón.
Ay, muchacha, ¿cómo te llamas?

        MIMÍ: Mimí

Vas a oir una cosita

        MIMÍ: ¡Oh, no! ¡Se me rompió una uña…!
       ¡Y, fijaos, se me arrugó el canesú…!

¡Hueca está tu sin par cabecita!

        MIMÍ: (Ofendida) Pero si tengo todo lo que desear pueda una dama: ojos como
       almendras, labios de granada, y este pelo lacio que enmarca mi cara. Pero… ¿Cómo os
       atrevéis? ¿Quién sois vos, que con tales aspavientos importunáis mis desvelos?


3. Canción de Cupido

CUPIDO:
Si tu alma se cierra al amor.
y si vives con miedo a sentir,
no sabrás si sonríe la luna
o si baila feliz con el sol.

¿Que quién soy, preguntas enojada?
¿Quién es quien te habla desde aquí?
Soy la voz silente de tu alma.
El amor que viene hoy por ti.

Soy yo quien casó a Romeo y Julieta;
quien le dió a Ariadna un hilo sin fin.
Quien hizo tanto sufrir a Dido por Eneas.
Fui yo por quien Narciso se amó hasta sucumbir.

Amor sin fin, no espera consuelo.
Amor, deseo y destino... Ten fe,
¡Yo soy Cupido, tu ángel, tu guarda!
Si das lo que te pido marido te daré.

Soy quien casó…

     MIMÍ: ¡¡Cupido!! ¿Sois realmente vos?! ¡Oh, qué ilusión, qué alegría… y qué de gente!!
    (Pausa. Decidida.) Pues, dejad que os diga que…. Hace ya días y días, meses y meses
    que recibo a cientos y cientos de pretendientes. Pero ni uno sólo consigue que mi
    corazón lata con desmesura. (Pausa.) ¿Dónde se halla mi príncipe azul? ¿Por qué se
    casan todas las damas de la corte… ¡todas menos yo?! (Pausa.) Pobre y mil veces pobre
    de mí… Bella como un zafiro, y no hay caballero que cuide mi jardín… (Pausa.) Pero voy
    a poner fin a mi mala suerte: hoy, con vuestra ayuda o sin ella, da comienzo la búsqueda
    donde quiera que esté: ¡Ya voy, marido!!

4. Canción de los pretendientes

MIMÍ: ¡Ya voy marido a por ti!

CUPIDO:
Te corteja un Lord de Baviera,
calvo como una calavera.
De la Índia trajo sedas y un collar con un rubí.

MIMÍ: ¡Las mira más a ellas que a mí!

CUPIDO:
El ilustre rey de Dinamarca
Sobresale con su enorme panza.
Enredado en sus calzones siempre tiene un pekinés

MIMÍ: ¿Panza y pekinés...?
¡No vamos a caber los tres!

CUPIDO:
Un sultán llegó de Macedonia,
protector de Francia y de Polonia,
al amor abrió la puerta y tú le diste plantón.

MIMÍ: ¡¡Apestaba a colonia… mogollón!!

CUPIDO:
¿Y el valiente Zar de toda Rusia?

MIMÍ: ¿De Rusia? No lo entenderé.
Es un espanto.

CUPIDO:
¿Y un actor de alta comedia?

MIMÍ: ¿Un actor de comedia…? Desesperada estoy… ¡pero no tanto!
(a trompa 1): Eso es: mófate de mi sufrir,
haz escarnio a mi dolor.
(a trompa 2): Y tú: ¡cállate!

CUPIDO:
Mimí, eres caprichosa,
no te quieres conformar.

MIMÍ: ¿Conformarme? ¡¿Cómo?! ¡Si yo lo quiero tener todo…! ¡Quiero un hombre que
me haga sentir la reina del mundo entero! Que a mi oído le susurre dulces palabras de
amor. Lo que sí pido, Cupido, por mi madre, es que sea guapo, ¡por favor!

5. Conjuro de Cupido

CUPIDO:
Has venido a la fuente del amor,
formulando un deseo con valor.
Hoy Cupido hará algo por ti;
ten paciencia y escucha con fe mi voz.

Bien abiertos los ojos tendrás.
Verás cosas con la imaginación.
Este mundo es un lugar peculiar.
Y tú vas a aprender la lección vital.

Un amor que te quiera te daré
si obedeces y sigues el camino
que ya mismo veloz te indicaré,
y te lleva directa a tu destino.

Una cosa te pido sólo yo,
si es que quieres mi ayuda de verdad:
Cada vez que detengas tu andar,
una parte de tus ropas me darás.

MIMÍ: (Escandalizada) ¿Me vais a llevar de viaje? ¿Y cada vez que me detenga tendré
que daros una prenda? Pero… ¡Pero yo no puedo deshacerme de mis ropas! ¿Acaso no
véis que voy a la moda? ¡Si me voy quitando partes del vestido, cuando me vea
desnuda… ¿qué pensará mi marido?!!

Cupido:
Una cosa te pido sólo yo.
¿Aceptas o no?


EL VIAJE DE MIMÍ

INGLATERRA

MIMÍ: ¡Está bien! ¡Vamos allá!! (Quitándose una prenda.) Es una pieza única: hecha con
seda de las Indias Orientales. La diseñó un sastre de París. Me acuerdo perfectamente:
mientras me tomaba las medidas, me decía que…

(Un sonido profundo y lejano le interrumpe: ella inicia el viaje. Después de la sacudida
del viaje, abre los ojos.)

¿Dónde estoy? ¿A qué huele? Parece hierba húmeda y… ¡Y roast-beaf!! Uy, esto no es
Francia… Esto es… ¡Gran Bretaña!

(Mimí ve a un caballero con peluca, jugando a los bolos. Le mira extrañada.)

MIMÍ: (Disgustada.) ¿Es éste? Cupido, pero si tiene el pelo más largo que yo… Pero,
¿quién es este buen señor…?


6. Rendez-vous de Newton y Mimí
(Newton se acerca a Mimí y la saluda.)

NEWTON: Madame…

MIMÍ: Señor…
(A parte.) Por lo menos… ¡treintañero!
¡Es muy mayor!
¿Y de qué me va a servir?
Es viejuno este señor.

NEWTON: Madame, éste soy yo.
(Dándole su tarjeta personal.)

MIMÍ: (Leyendo.) Isaac Newton. Filósofo, teólogo…, Un sabio integral.
(Aparte.)
¡Con él no pienso atarme!;
No quiero que me maree con la ley natural.

NEWTON: ¡Es lo que yo busco! La ley natural.

LOS DOS: Que marque las horas de nuestro sistema solar.

MIMÍ: Un gran matemático; es físico y sir.

NEWTON: Soy un sabio ilustre. ¡Mi anhelo es saber!

NEWTON: Pero, decidme, ¿qué hacéis vos, aquí? ¿Quién sois?

MIMÍ: Digamos que… (Mirando a Cupido de reojo.) … una fuerza extraña me hizo salir de
donde estaba, y ahora he aparecido aquí: una tierra lejana, y un tiempo que no es el
mío… ¿A que cuesta entenderlo?

NEWTON: ¡En absoluto! Tú estabas quieta y un cuerpo extraño te ha empujado hasta
aquí. Una fuerza externa que te sacó del reposo uniforme y equilibrado en el que te
hallabas.

MIMÍ: (Sin comprender.) ¿Cómo decís…? No entiendo ni una palabra…

NEWTON: Es la ley de la inercia. Bueno, no quisiera parecer inmodesto pero en un futuro
la Historia la conocerá como la primera ley de Newton. (Pausa.) Llevo meses
investigando por qué los astros del sistema solar mantienen una conjunción dinámica tan
estable y organizada. La rotación de la tierra, de la luna…
(Newton observa a Mimí, que está distraída con las blondas de su vestido y lleva un rato
sin seguir el discurso del sabio.)

NEWTON: Tenéis razón. Es la hora de la siesta. También yo debería descansar…
Buscaré un tronco mullidito para echarme un rato… (En este momento, uno de los
músicos se convierte en manzano, sosteniendo una manzana, como si su brazo y mano
fueran una rama.) ¡Fijaos! Un manzano… (Se sienta en el suelo y se apoya sobre las
piernas del músico. La manzana queda a la altura de su cabeza.) Si queréis descansar
aquí conmigo, cabemos los dos. (Cierra los ojos y al instante empieza a roncar.)

MIMÍ: (Escandalizada, en un susurro.) ¡Cupido! ¡¡Cupido…!!! ¡Cupido, os lo pido por las
hebillas del corsé de María Antonieta…!! ¡Se ha dormido!! Y no entiendo nada de lo que
dice… ¡¡Este Newton no va a servirme de nada…!! (Pausa.) Además… Tengo hambre.
(Se acerca al árbol con la intención de coger la manzana. El músico, moviendo el brazo,
se lo impide.) ¡¡Au!! (Grita.) ¡¡Qué daño!! Se me ha metido algo en el zapato… ¿Por qué
todo me pasa a mí…? (Mimí se apoya en el árbol/músico para quitarse el zapato. Al
hacerlo, la manzana cae sobre la cabeza de Newton, que despierta azorado).

NEWTON: ¡Eh! ¿Qué sucede? ¿Un pajarraco hizo de vientre?

MIMÍ: No, no… Fui yo… Disculpadme. Es que me dolía el pie…

NEWTON: (Por la manzana.) Pues claro… Me he tumbado debajo de la manzana… Y
debería haber visto que ya está muy madura… Y cuando el fruto está maduro… ¡cae!
(Aumenta su excitación.) ¡¡Era eso!! ¡¡Era eso!! (Acercándose a Mimí.) ¡¡Ahora lo entiendo
todo…!!! (Abraza a Mimí y la voltea con entusiasmo. Ella grita.) ¡Mimí, ya lo tengo…! ¡¡Y
es gracias a ti!!

MIMÍ: Pero… ¿a qué os referís?


7. Cuplé del sabio y la manzana

NEWTON:
No fue sólo una manzana, Blancanieves, lo que comió.
Ni una simple fruta fresca, la del gran Guillermo Tell.
La primera era una trampa; una pócima fatal.
La segunda un reto indigno; superado en dignidad.

CUPIDO y NEWTON:
Si no fuera por los sabios
que resuelven la ecuación,
el mundo no avanzaría
ni sería algo mejor.
Siempre es gracias a la ciencia
que la vida va a mejorar.
Los cuentos son sólo cuentos;
la ley es univeral.

NEWTON:
Galileo, sí, dudaba; con la iglesia fué a chocar.
Albert Einstein se lo tomaba con más relatividad.
“Eureka!”, gritó Arquímedes, “Polonia!”, madame Curie.
Ella estudia el uranio, él cuenta el número pi.

CUPIDO y NEWTON:
Si no fuera por los sabios........

MIMÍ: Ay, Cupido…
¡Sólo quiero merendar!
¡Ay qué hambre me provoca viajar!

NEWTON: ¡La manzana! La manzana siempre cae de arriba a abajo. ¿Sabes por qué?
Pues porque la fuerza ejercida por dos cuerpos de masas separados por una distancia es
proporcional al producto de sus masas, e inversamente proporcional al cuadrado de la
distancia que separa sus centros.

MIMÍ: (Irónica.) ¿Parece como que no entiendo ni “pa-pa”?

NEWTON: ¡Esta es la constante de la gravitación universal! ¡Cuanto más masa tengan
los cuerpos y más cercanos estén, con mayor fuerza se atraerán!

MIMÍ: Eso es lo que a mí me gustaría: que el hombre de mis sueños se acerque bien
cerquita… y que me atraiga… (Mirándole con reparo.) ¡Pero mucho, mucho…!

NEWTON: Es sólo cuestión de fuerza, Mimí. Debes hacer mucha fuerza, porque quizás él
esté lejos… Muuuy lejos… Pero no te preocupes por la distancia que os separa: cuando
le encuentres lo sabrás. ¿Sabes por qué? Porque entre vosotros habrá un eje de
conexión único e incuestionable. Vaya, que tu enamorado será un hombre llenito de
cables… Y uno de ellos será el que unirá el centro de vuestros corazones, y os indicará la
senda de vuestro encuentro. Y al encontraros… Cuando le encuentres, Mimí…

8. Despedida de Newton y Galop

NEWTON: No podrás dejar jamás de girar alrededor,
como la luna gira abrazando la tierra
y la tierra abrazando al sol.

MIMÍ: Eso es lo que busco yo.
La ley natural de nuestro sistema solar.

LOS DOS: Que marque las horas
de nuestro sistema solar.
(Él le da un beso fraternal, recoge sus bolos.)

MIMÍ: (mientras Newton termina la canción)
Hala, sí… ¡Hasta otra, Isaac! A seguir bien… Sí, sí, la ley natural. (Él sale.) ¡Ya lo creo!
¡Andando, que es gerundio!
La ley natural… Como la luna gira
abrazando la tierra y la tierra abrazando al sol.
(Mimí, soñadora, empieza una nueva canción.)
Sentarme quisiera en este jardín,
mirando los astros posándose en mí.
Cayendo la noche él me encontrará,
y entre sus brazos me tomará.

CUPIDO: Cometas que vuelan, o aviones de papel,
los barcos navegan, las aves también.

LOS DOS: Mil mapas, mil rutas… Amor y pasión
también los procuran cualquier invención.

AMÉRICA

(Escuchamos de nuevo los sonidos que indican que empieza una nueva etapa del viaje
de Mimí. Ella se quita otra prenda, y se deja llevar por el temblor –imaginario- del viaje por
el espacio y el tiempo. Al final, se encuentra con un indio arapahoe, cubierto de plumas y
fumando una pipa. El indio emite los sonidos propios de una pregaria o invocación,
mientras brinca en círculos sobre un tapiz.)

MIMÍ: (Sorprendida.) ¿Y esto…? ¡Menudo pavo real! (Acercándose.) Muy buenas, oiga
usted… (Él la ignora.) Dispense, es que ando un poco atribulada… ¿Sería tan amable de
decirme dónde estoy?

(El indio continúa con su invocación y su danza, y va fumando.)

Le miro del derecho y del revés, pero no acabo yo de encontrarle el atractivo. No es éste,
ni por asomo, mi marido. Vamos, que no me veo yo casada con un tipo con… tanta
pluma. (Pausa.) ¿Y Cupido? ¿Dónde se ha metido? (Busca por todas partes, pero no
recibe señal alguna.) Ay, qué raro todo… (Alzando la voz.) ¡Cupido…! (Pausa.)
¡¡Cupido…!!!

(El indio se detiene.)

INDIO: Mi nombre es Luna-Roja,
de la tribu arapahoe.

MIMÍ: Yo soy Mimí, de Borgonya,
no sé qué hago en este monte.

INDIO: Sé, muchacha bienvenida
al muy lejano far west.

MIMÍ: Perdone, pero no me suena.
Y esto… ¿por dónde es?

INDIO: Has llegado, cual coyote,
a la América del Norte.

MIMÍ: ¡América…! Este Cupido es un portento (Pausa.) Mire, señor indio Luna-Roja…
Resulta que en algún lugar el hombre de mis sueños está esperándome, pero no llego
nunca a su vera. Si fuera tan amable de ayudarme a encontrarlo… ¿Qué puedo hacer
para saber dónde está?

INDIO: Rostro pálido, no te alteres. Yo te podré ayudar. Ven y siéntate conmigo; y limítate
a observar. Aquí, para hablar a distancia, tenemos una costumbre: mandamos señales de
humo con el fuego de la lumbre.
(El indio entrega la pipa a Mimí, que la sostiene. Él coge el tapiz sobre el que danzaba, y
cubre la pipa, dejando que salgan señales de humo con intermitencia.)

MIMÍ: ¿Y si está muy lejos? ¿Pero lejos… de narices? O sea, y si allá donde se
encuentra no puede ver estos humos?

INDIO: En ese caso, Mimí, deberás continuar tu viaje hacia el futuro… (Pausa.) Aquí y
ahora sólo disponemos de este humo para comunicarnos a distancia. Cuando debemos
contactar con una tribu vecina; cuando queremos advertir a los otros valles de que se
acerca el séptimo de caballería… ¡Señales de humo! (Pausa.) Pero, ten por seguro que
llegará el día en que todo será mucho más fácil y encontrarás al hombre que buscas de
manera rápida y sencilla. Existirán montones de utensilios que facilitarán la comunicación
entre las personas; incluso entre los enamorados…

9. Vals de las praderas.

LUNA-ROJA:
El telégrafo es muy útil y el morse, un filón.
El teléfono… ¡una mina! Graham Bell, ¡qué subidón!
De Marconi y de la radio se hablará por siempre ya.
Y cuando llegue la tele, ¡todo quisqui la verá!

Como vuelan las luciérnagas
asediando una candela,
y cloquean les gallinas
por el gallo del corral.
Así un día las mocitas
hablarán con sus mancebos
por teléfono

MIMÍ: O por carta

LOS DOS: vía whatsapp o por mail.

LUNA-ROJA: Si te muestro una tablet, un portátil o el iphone,
Pensarías que estoy loco, o quizás algo peor.
Quiero que entiendas, bonita, que en los tiempos ha venir
contactarás, si te aplicas, con aquel…

MIMÍ: ¿Con aquel…?

LUNA-ROJA: que te hace…

MIMÍ: ¿que me hace…?

LUNA-ROJA: Tilín.

MIMÍ: ¡Ti-ti-ti-lí-lí-lí-lín!

CUPIDO:
Como vuelan las luciérnagas
asediando una candela,
y cloquean las gallinas
por el gallo del corral.
Así un día las mocitas
hablarán con sus mancebos
por teléfono o por carta
vía uatsap o por mail.

(Mimí queda un pelín más esperanzada.)

MIMÍ: ¿Y a este montón de cosas… cómo las van a llamar?

LUNA-ROJA: Telecomunicaciones.

MIMÍ: ¿Y cómo aprenderé a utilizarlas?

LUNA-ROJA: No te preocupes: sólo tendrás que bajarte… ¡un par de aplicaciones!

(El indio recoge pipa y tapiz, y sale, reproduciendo los sonidos que hizo al inicio de la
escena.)

LUNA-ROJA: (Mientras sale.) Mantén los ojos bien abiertos. Un hombre te aguarda en
cualquiero rincón… ¡del Universo!

(El indio sale y Mimí queda desconcertada.)

MIMÍ: Ay, Cupido… “en cualquier rincón del universo…” Sólo de pensarlo, me quedo sin
aire… ¿Es que voy a pasarme la vida dando tumbos por ahí, y tropezando con gente de
lo más extravagante? Yo creí que seríais un poquito más eficiente, la verdad. Resulta que
sois un Cupido… ¡de chichinabo!

CHINA
10. Bolero mudo

(Oímos de nuevo la música y los sonidos que obligan a Mimí a emprender una nueva
etapa del viaje. Ella se deja llevar, se quita otra prenda –casi contra su voluntad- y, al
final, escuchamos unos breves acordes que nos remiten al Oriente. Nueva etapa: Mimí no
sabe dónde se encuentra. Mira a todos lados, hasta que –al final del Bolero- descubre de
nuevo a los Cupido, que la saludan, juntando las manos e inclinando levemente la
espalda. Ella les mira, desconcertada.)

MIMÍ: ¿Dónde estoy? ¿A dónde me habéis llevado? ¡Aquí tampoco hay nadie! (Silencio.)
¿Es que no pensáis volver a dirigirme la palabra? (Pausa.) Está bien… No sois de
chichinabo…. Venga, no seáis memo. ¿O es que en adelante vamos a comunicarnos por
Whatsap, morse o via satélite…? (Sorprendida.) ¡Albricias! Estoy aprendiendo un montón
de cosas…

(Empieza a moverse por el escenario, como quien busca una moneda, o intenta encontrar
una mascota perdida. Está impaciente y ofuscada.)

¡Marido…! ¡Maridito mío…! ¿Dónde estás? ¿Dónde te has metido? ¿Acaso el gato la
lengua te ha comido?

(De repente aparece en escena una mujer con rasgos orientales y actitud reverencial. Se
mueve con delicadeza hasta quedar a una distancia prudencial de Mimí.)

¡Uy! ¿Esto qué es…? Qué ropa más rara…Y qué porte tan regio…Pero…Pero si es una
mujer…

(La mujer mira a Mimí con respeto y discreción. Ella se acerca y la contempla.)

Y qué piel tan blanca… Y qué ojos rasgados… (Por sus ropas.) Nena, y qué seda… Esto
es calidad, ¿eh? ¿Dónde lo compraste?

(La mujer no se inmuta. Mimí mira de nuevo a Cupido, sin entender. Cupido saluda otra
vez a Mimí juntando las manos e inclinándose.)

Un segundín, un segundín… ¿Esto qué significa? Que tú… Que me voy a casar… ¡¿con
una mujer?!!! (Pausa.) Con lo que llevamos de viaje ya me voy enterando de que los
asuntos del mundo cambian muy de prisa… Pero esto no me lo esperaba.

(Cupido, mudo, repite disciplinadamente el saludo. Mimí se acerca a la mujer. A medida
que se acerca, escuchamos el latido de su corazón.)

¡Ay, mamá…! Me va a salir el corazón del pecho… Siento… Siento como una explosión
aquí… (Por el pecho.) Jamás lo habría imaginado… Esta mujer tan modosa, me tiene
bien desbocada… Buscaba un enamorado, ¡y encuentro una enamorada!

(Mimí se acerca a ella y ofrece sus labios con la intención de besarla. La mujer, con gesto
ágil, pone un sobre ante los labios de Mimí. Ella abre los ojos y descubre la carta.)

¿Qué es esto? ¿Una carta? ¿Para mí…?
(Lee el sobre.) “Mimí”. Sí, sí… Es para mí.

(Abre la carta, intrigada, y lee.)


11. La carta de Ling Wei

MIMÍ: “Bienvenida a China, Mimí. Te mando a mi querida sobrina Ling Wei porque estoy
atareado preparando las fiestas de celebración del año nuevo, que son las más
importantes de este país. (Pausa.) Mi nombre es Qiu Shi, soy el encargado de encender
los fuegos artificales.” (Pausa.) ¿Fuegos artificales? ¿Como los de Versalles? (Sigue
leyendo.) “Sí, Mimí: como los de Versalles. Explosiones maravillosas de mil colores…
como los que sientes en el pecho cuando te encuentras ante alguien a quien amas sin
medida. (Pausa.)

¿Y sabes qué invento hizo posible que existieran estas explosiones…?” (Pausa.) No
tengo ni idea. (Pausa.) “Lo imaginaba. Pues, presta atención… ”

CUPIDO:
Mil años ha que en la China
un alquimista descubrió
una sustancia explosiva
que a veces causa dolor.
Primero daba alegrías,
luz y fuego por doquier.
Hoy en cambio se utiliza
con ganas de malmeter.

MIMÍ: ¿Os estáis refiriendo a…?! ¡Ya entiendo! Los cañones también lanzan fuego…

Fuegos de artificio, pólvora mortal.

MIMÍ: Inventos hay de todo tipo, algunos buenos, otros malditos. Todo depende, claro
está, de cómo los vayas a usar.

MIMÍ: “Al principio la pólvora servía para animar las celebraciones, pero muy pronto
los hombres la usaron para algo menos alegre… La construcción de armamento. (Pausa.)

Sabes, Mimí, hoy por hoy existen en el mundo 640 millones de armas de fuego. (Pausa.)
Y por si fuera poco, los hombres han inventado la bomba atómica… (Pausa.) Mimí, si no
estuviera tan triste al recordar la desgracia de nuestros vecinos, mi sobrina podría
hablarte de dos ciudades de un país cercano, donde los efectos de estas bombas son
todavía visibles…”

(Mimí mira a la mujer que, triste, baja la cabeza. Cupido recupera la melodía, y Mimí le
acompaña:).

LOS DOS:
Aprendamos la lección
y que no vuelva a pasar:
que las bombas nunca exploten
y estallen las mascletás.
Si no paramos, el mundo,
tan lleno de armas está,
que el día menos pensado
será un recuerdo, no más.
Fuegos de artificio, pólvora mortal.

ITALIA

MIMÍ: Nunca me había parado a pensar… Un invento tan divertido como la pólvora, que
sirve para encender fuegos y bengalas… Y los hombres lo han convertido en una
herramienta de devastación. (Se quita el corsé.) Oh, qué liberación… (Se mira.) Mira, no
queda ya nada de la ropa que llevaba cuando salí de Francia… Me siento tan distinta… Y
creo que aquí dentro, (Tocándose el pecho.) el corazón me dice que ya no soy tan
mema…

(Comienza de nuevo la música del viaje, y Mimí empieza una nueva aventura. Se quita
otra prenda.)

(Tocándose el vientre.) ¡Carámbanos! He dado tantos tumbos por todas partes, que tengo
el estómago vacío desde hace… Si al menos hubiera podido morder la manzana de
Newton… (Oliendo, sorprendida.) Pero si huele a orégano, a tomate…, y a harina…, y
a…

(Aparece un cocinero, -con su sombrero de cocina-, que también actúa como un
camarero)

PEPPINO: Buona sera, signorina. Benvenutta a la locanda di Peppino.

MIMÍ: ¿Estoy en Italia?

PEPPINO: Más o menos… En Sicilia, bella donna. A los pies del Etna, ¡que tiene siempre
la chimenea puesta! ¿Qué os apetece?

MIMÍ: Un poquito de pan con queso.

PEPPINO: (Sorprendido.) ¡¡Per la madonna!! ¡Sei a la locanda di Peppino, mia cara!
¿Pan con queso? Soy uno de los mejores chefs de esta isla; he estado a punto de ganar
la Estrella Michelin tropecientas veces, y comparto recetas con los Roca, Arzak… ¡y hasta
con el mismísimo Arguiñano!

MIMÍ: Lo que sea que me mate el gusanillo valdrá…

12. Tarantela golosa

PEPPINO: Imposible. De mis fogones jamás sale “lo que sea”. Podéis escoger entre
infinitos manjares de sabores exóticos, ingredientes combinados con la pericia de un
alquimista… Si no fuera por genios como yo, que hemos inventado mil y una texturas, las
personas subsistirían todavía a base de bayas y semillas…

(Empieza a cantar.)

Huevos, mascarpone, cacao, café;
un bizcocho tierno y azucar glasé.
Vino de Marsala. Mejor que el ragú.
Fácil se prepara. ¿Sabes hacerlo tú?

PEPPINO y CUPIDO:
Ay, ay, ay… ¡Adivinanza!

MIMÍ:
Ti, ti, ¡Tiramisú!

TODOS:
Come, traga,
y mastica bien.
Chúpate los dedos, ¡tú!
Rebaña el plato
de este menú.

PEPPINO:
Hecha con harina, sabrosa y redonda;
ponle mozzarela, pimiento o anchoas.
Puedes degustarla las cuatro estaciones,
cubierta de olivas o de champiñones.

PEPPINO y CUPIDO:
Ay, ay, ay… ¡Adivinanza!

MIMÍ:
Pi, pi, pi ¡pi-pi-pizza!

MIMÍ y CUPIDO:
Sal a los pasteles,
nata al salchichón;
Entra en la cocina,
¡sin miedo al fogón!

PEPPINO y CUPIDO:
Miel a la verdura,
gofres con jamón;
Entra en la cocina,
¡sin miedo al fogón!

CUPIDO:
Con la batidora
o la thermomix;
entra en la cocina,
¡te vas a divertir!

TODOS:
Come, traga,
y mastica bien.
Chúpate los dedos, ¡tú!
Rebaña el plato
de este menú.

(Peppino va a regresar a la cocina.)

MIMÍ: Peppino, disculpad… ¿Por casualidad no sabéis si ha preguntado por mí un joven
soltero, guapo y desesperado por encontrarme?

PEPPINO: Un aventurero vaga por las galaxias; si tanto le quieres, ten la certeza que en
lugar de una… ¡tendrá dos cabezas! Ay, ay, ay… ¡Adivinanza!

(Peppino regresa a la cocina y Mimí, desconcertada, emprende otra etapa del viaje. Se
deja arrastrar por la música y el meneo, y al final se da cuenta de que está sola en medio
de la nada; sin la mayor parte de las ropas que llevaba al principio, ahora Mimí parece
una chica del siglo XXI.)

UN PLANETA MUY, MUY LEJANO

13. Encontronazo interplanetario

MIMÍ: (Alicaída.) Está bien… Y ahora… ¿qué? ¿Dónde estoy? He dado más vueltas que
una peonza, he conocido a todo tipo de gentes, pero… En ningún sitio he encontrado a un
mozo que me quiera cortejar. (Pausa.) Más viajada, más despierta, más lista, quizás. Pero
soltera… (Pausa.) Puede que se tratara de eso: yo no quería estar sola, y anhelaba tener
marido. Ahora, sin embargo, estoy acompañada de todo lo que he aprendido.

(Mira a las estrellas y, taciturna, recupera la melodía que aprendió con Newton.)

Como la luna gira
abrazando la tierra
y la tierra abrazando al sol.

(En este momento aparece un astronauta, vestido de astronauta, con casco de astronauta
y caminando como un auténtico astronauta…)

(Asustada.) ¡Ay, Jesús!

ASTRONAUTA: No: ¡Miguel!

MIMÍ: (Arrobada) ¿Cómo decís? ¿Qué sois? ¿Habláis?. Pero… ¿Pero de dónde os sale
la voz?

ASTRONAUTA: (Quitándose el casco.) Me llamo Miguel, no Jesús. (Respirando.) ¡Menos
mal! Este planeta también tiene la atmósfera oxigenada…

MIMÍ: ¿Eso quiere decir que no estamos en la Tierra?

MIGUEL: ¡No! La Tierra está a años luz de aquí. Yo estaba haciendo una ronda de
mantenimiento por los satélites de telecomunicaciones… Y, de repente, mi nave ha
perdido el control y ahora… Por cierto, ¿cómo te llamas?

MIMÍ: (Patidifusa, mirándole.) Mimí… (Pausa.) Newton dijo que estarías lleno de cables…
Y Luna Roja que estarías en cualquier rincón del universo… (Por el casco.) Y es cierto…
Peppino tenía razón… ¡Tienes dos cabezas!

(Él se acerca a ella. Ella le mira obnubilada. Cuando están a punto de tocarse, ella se
desmaya y él, raudo, la sostiene entre sus brazos para que no caiga.)

MIGUEL: Mimí… ¡¡Mimí…!!

MIMÍ: (Volviendo en sí.) Hemos viajado hasta muy lejos para encontrarnos…

MIGUEL: Ya lo creo… ¡Más allá del mundo…!

MIMÍ: Y más allá del tiempo…
(Se abrazan emocionados. Se besan dulcemente. Mientras se besan, suena un teléfono
móvil.)

¿Qué es ese ruido?

MIGUEL: Uy, perdón…
(Miguel busca dentro de su vestido de astronauta –no sin dificultades-, hasta que
encuentra un teléfono móvil de última generación.)

MIGUEL: (A Mimí.) Un segundito… (Al teléfono.) ¿Sí? (…) Sí, sí… Estoy bien. (…) Ok,
espero instrucciones. (Cuelga.)

MIMÍ: (Ofreciéndole su mano.) Ven, sentémonos aquí. Tienes que contarme tantas cosas.
Quiero saber cosas sobre los astros y los meteoritos… Supongo que conoces la ley de la
gravedad.
(Suena una señal acústica de otro dispositivo móvil.)

MIGUEL: Uy, perdona… (Vuelve a buscar en el interior de su escafandra, hasta que
encuentra una tablet de la que salen unos auriculares. Se los pone en las orejas y habla
mirando la pantalla.) ¡Eh, chicos! ¿Cómo está todo? (…) Perfecto: me mandáis las
instrucciones para reparar la nave en código encriptado. (Cuelga la llamada pero sigue
sujetando la tablet.) Perdona, ¿decías?

MIMÍ: ¿Y si no la arregláramos? ¿Y si nos quedáramos a vivir aquí para siempre, tú y yo?
De ese modo nada nos distraería. Podríamos empezar un mundo nuevo. No
inventaríamos nada que pudiera hacernos daño o… (Mirándole; él sigue concentrado en
lo que lee en la pequeña pantalla de la tablet. Ella, triste.) O que nos alejara al uno del
otro…

(Mimí se aleja lentamente por un extremo del escenario hasta que desaparece. Miguel
sigue leyendo, concentrado en el mensaje y sin consciencia de los movimientos de Mimí)

MIGUEL: (Leyendo.) “Si todo sale bien, en un par de horas todo debería estar arreglado y
podrías regresar. ¡¡Aquí te esperamos!!” (Pausa.) Pues no sé yo si tengo muchas ganas
de regresar… (Se da cuenta de que Mimí no está.) ¿Mimí? (Pausa.) ¡¿Mimí?! ¿Dónde
estás? (Pausa.) No la veo por ningún sitio… (Pausa.) ¡¡Mimí!! ¡¡Mimí!! (Preocupado.) ¡Voy
a por ti, Mimí…!


14. El segundo conjuro

(Miguel va a salir tras Mimí, pero Cupido inesperadamente le detiene, cantando.)

CUPIDO:
Un amor que te quiera yo te daré
si obedeces y sigues el camino
que ya mismo veloz te indicaré,
y te lleva directo a tu destino.

Una cosa te pido sólo yo,
si es que quieres mi ayuda de verdad:
Cada vez que detengas tu andar,
una parte de tus ropas me darás.

Una cosa te pido sólo yo,
¿Aceptas o no?

MIGUEL: ¿Vais a llevarme de viaje, y tendré que quitarme partes de mi vestido para
volver a ver a Mimí…? (Después de pensárselo un momentito, Miguel se quita el reloj, la
tablet y el teléfono y los lanza lejos.) ¡Mimí…! ¡Mimí, espérame…! ¡Te amo, Mimí…! ¡Te
amo…!

(Y sale por el otro extremo del escenario. ¿Se reencontrarán?)
FIN


sábado, 21 de noviembre de 2015

Nueva cantata para el proyecto Cantania 2016.



CANTANIA ARAGÓN 2016

"MEMA. Las desventuras de Mimí"


Cantania, que significa Cantata contemporánea. 

Compositores y autores jóvenes, preparan una cantata para ser estrenada cada año en el programa CANTANIA.

Músicos, cantantes, coreógrafos, técnicos de sonido, de iluminación, directores de orquesta y directores de escena, todos grandes profesionales, participan del proyecto actuando por toda España con alumnos de 4º, 5º o 6º de primaria.

Cantania Aragón, por cuarto año consecutivo participa de nuevo en el programa Cantania de toda España, algunas ciudades de Portugal, Francia y Alemania.

¡Gracias al fantástico trabajo de Isabel Solano y Margarita Celma, directoras musicales de este proyecto y coordinadora, este año, aumenta el número de colegios participantes ampliando los conciertos de tres a cuatro! ¡Eso significa, que 700 niños más van a tener la oportunidad de participar en los conciertos!


En cada concierto cantan aproximadamente 700 alumnos, así que en esta ocasión serán casi 3000 escolares con sus profesores de música los que formarán los coros de la cantata. 
Los días  sábado 14 y  domingo 15 de Mayo, en la Sala Mozart del auditorio de Zaragoza, se estrenará la Cantata "Mema. Las desventuras de Mimí".
Auditorio de Zaragoza

Sala Mozart del auditorio de Zaragoza.

Imagen del espacio para el público

El autor de la cantata de este año 2016 nos cuenta en pocas palabras de qué trata la divertida historia de Mimí.
Sinopsis breve
Mimí es una joven cándida e inocente, que vive preocupada por su aspecto, por su coquetería. Le resulta muy difícil encontrar marido, ya que ninguno de sus pretendientes le parece adecuado. Ante su desconsuelo, Cupido decide ayudarla. Un Cupido múltiple, que le ofrece un original pacto: llevar a Mimí hasta el hombre de sus sueños, si ella acepta realizar un viaje fascinante por el espacio y el tiempo. Un viaje que permitirá a Mimí conocer a personajes y acontecimientos de capital importancia para la evolución tecnológica de la humanidad. De ese modo, Mimí descubrirá los beneficios del aprendizaje y olvidará las banalidades superfluas que tanto la preocupaban hasta que dio con Cupido. Será así que, aprendiendo, Mimí entenderá que el verdadero amor está íntimamente relacionado con la voluntad de amar, más que con la capacidad de seducir.
Sinopsis extensa
En "MEMA. LAS DESVENTURAS DE MIMÍ" queremos ofrecer a los niños y niñas que protagonizarán esta Cantania un simpático recorrido por algunos de los descubrimientos más significativos de los últimos siglos. El argumento principal tiene como protagonista a una joven de la corte de Versalles que, instigada por Cupido, inicia una peripecia que la llevará por distintos espacios y tiempos, a fin de encontrar al hombre de sus sueños. A lo largo de este viaje, Mimí coincidirá con un grupo de personajes pintorescos que le darán noticia de un buen número de invenciones y hallazgos que han marcado la evolución tecnológica de la humanidad. Desde la ley de la gravitación universal, pasando por la pólvora, el watsap y el tiramisú...Todo tipo de descubrimientos que han permitido que las condiciones de vida de los seres humanos hayan mutado en muchos sentidos a lo largo de los siglos. La protagonista descubrirá la importancia que han tenido para el progreso hallazgos de orden científico, gastronómico o artístico. Y es que el mundo no deja de avanzar, ¡desde que el homo se hizo sapiens! Y tan importante es la invención de la rueda, como la de la goma de borrar. Porque en ocasiones, no estaría de más que aprendiéramos a borrar alguno de los inventos que en lugar de favorecer el progreso, conducen a la destrucción y la barbarie. Pero no os preocupéis, porque todo ello lo vamos a aprender acompañando a Mimí en este divertido viaje en búsqueda del amor soñado.
¿Nos acompañáis?

Pere Riera
PERE RIERA

¿Sabéis que el autor de la Cantata de este año "MEME. Las desventuras de Mimí", ha sido el ganador en el 2014 del premio nacional MAX DE LAS ARTES de autoría teatral con la obra "BARCELONA"?

Jordi Doménech












JORDI DOMÉNECH
¿Sabéis que el compositor de la Cantata de este año "MEMA. Las desventuras de Mimí", además de compositor es un reputado pianista y contratenor? (Sí, los cantantes que tienen una voz tan aguda que parece femenina). 

jueves, 4 de junio de 2015


¡FELICITACIONES!
A continuación hemos colgado la carta que nos han enviado desde el programa educativo de Cantania.

¡Felicidades a todos los Centros Educativos!

Estimados compañeros y compañeras,
En primer lugar felicitaros a todos por los conciertos 'Cantania' en el Auditorio de Zaragoza. Han sido preciosos y estoy muy emocionada con toda la capacidad de trabajo que habéis demostrado y los buenos resultados obtenidos, también por el comportamiento excelente del alumnado. Felicidades de parte del Departamento de Educación y de los dos Auditorios. ¡Seguiremos así! ¡Muchas gracias a todos!

Tenemos algunas fotos de ensayos de conciertos y pequeños vídeos podéis ver a continuación.


Ya sabéis que se ha grabado un DVD de cada concierto, cuando estén también os lo diré, después podéis grabar uno para cada niño que haya participado.

Felicidades a todos los alumnos que interpretaron 'Cantania', son unos artistas, ya lo dicen en todo Aragón.
Nos vemos el curso próximo.

Un abrazo para todos y feliz final de curso,
Margarita Celma

Coordinadora programa educativo 'Cantania-Aragón'










Algunos vídeos del ensayo del concierto.





sábado, 30 de mayo de 2015

¡Impresionante!

Como dice Khalil a Ebele en la cantata, no tengo palabras para describir lo que hemos vivido. 
Nosotros hoy no estamos impactados por haber visto el mar por primera vez, pero hoy profesores, alumnos y familias, hemos actuado en la sala Mozart del auditorio de Zaragoza por primera vez...y además en compañía de grandes profesionales de la música: directora de orquesta, directora de escenografía, músicos, barítono,narradorra, técnicos de luces y sonido, cámaras, azafatas... y 700 escolares acompañados de sus maestros.
¡Impresionante! 
¡Felicidades a todos por el esfuerzo realizado durante casi 5 meses!
¡Gracias a Beatriz Barceló por la ayuda prestada durante los ensayos en numerosas ocasiones!
¡Gracias a Marisol Perís por estar a mi lado sin dudarlo durante todo este tiempo e implicarse en todo lo que le he pedido!
¡Gracias también a Mª Luisa por haber colaborado en el proyecto desde la asignatura de lengua!
¡Gracias al equipo de Cantania Aragón porque nos han asesorado y orientado en todas las dudas que le hemos presentado!
¡Por último gracias a las compañeras de los demás colegios que colaboran en este blog y que juntas hemos compartido y unido esfuerzos!

¡¡La última canción de la cantata 
Un mundo entre dos tierras en el bis!!


ENTRADA DEL AUDITORIO


MOMENTOS ANTES DE EMPEZAR EL ENSAYO
Azafatas y azafatos nos han acompañado
desde nuestras salas de descanso hasta nuestros asientos.
Colegio de Caspe Alejo Lorén.

¡Un selfie en nuestra sala de descanso!
Colegio Juan Lorenzo Palmireno de Alcañiz
y Colegio Alejo Lorén de Caspe Coro 3  y 4  
Colegio Escolapios Alcañiz. Coro 1
¡Situados en alto a la izquierda!

Coro 2 Colegio La Inmaculada
 MOMENTO DE ENSAYOS 
DESDE LAS 10,15  HASTA LAS 11,30

MOMENTO DE APLAUSOS POR EL TRABAJO REALIZADO
 Y BIS DE LA CANCIÓN Un mundo entre dos tierras.



EN LA ZONA DE LOS CAMERINOS 

Felicitando al barítono Toni, la directora de los movimientos escénicos Lourdes
y Monserrat Meneses directora musical. 






¡LLUVIA DE FOTOS Y DE VÍDEOS HECHOS POR LAS FAMILIAS!
¡Muchas gracias por vuestros aplausos!























lunes, 25 de mayo de 2015


5, 4, 3, 2, 1... 
Sábado 30 de Mayo...
¡A cantar!

Empieza la cuenta atrás para ir al auditorio de Zaragoza a cantar nada más y nada menos que a la Sala Mozart. El Sábado 30 de Mayo a las 9 y media de la mañana estaremos en las puertas dispuestos a ensayar y a las 12 horas estrenar la Cantata del Proyecto Cantania " Un mundo entre dos tierras".
Hoy Lunes 25 de Enero hemos realizado un ensayo con los compañeros de Escolapios.
Ya está preparado el material para la coreografías, y hoy hemos podido dar un repaso a todas las canciones de la cantata.
Con la ayuda de Beatriz Barceló, hemos calentado voces y rápidamente nos hemos puesto a cantar.
¡Más de 50 personas cantando! ¡Nos han dicho que desde la calle se escuchaba el ensayo y que sonaba muy bonito! ¡Qué ilusión!
¡Gracias compañeros, ha sido un placer ensayar con vosotros!

Calentando la voz para empezar a cantar.


          Segunda voz





Primera voz